Poesía

A la luz de la luna

La luna está radiante, luciérnaga brilla, el sueño pocas veces se interrumpe, sin embargo, la aflicción por este suerte descuidada interrumpe el sueño en mis ojos cansados.

El amanecer se yergue apesadumbrado conmigo, la mañana me urge a anunciar su arribo.

Oh, qué pena, una espina interior me detiene en mi ruta.

Brota una delicada rosa, que planté con mis manos y regué con mi vida, sus espinas se rompen dentro de mí.

Busco torpemente alrededor para abrir una puerta esperando inútilmente encontrar a alguien, un conglomerado de paredes y puertas se derrumba sobre mi cabeza.

La luna está radiante, la luciérnaga brilla, las llagas marcan un camino distante.

De pie ante la aldea un hombre singular, una mochila sobre su espalda, la mano sobre la aldaba, murmura: "La preocupación por esta suerte hace perder el sueño a mis ojos cansados".

El Sultán Mahmud y el ídolo de somnat

El ejército de Mahmud encontró en Somnat el ídolo llamado "Lat". Los hindúes se apresuraron a ofrecerle, para salvarlo, diez veces su peso en oro; pero Mahmud rechazó firme mente el venderlo e hizo encender un gran fuego para quemarlo. Uno de sus oficiales se permitió decirle: "No conviene destruir este ídolo, más vale aceptar lo que proponen y coger el oro que ofrecen". -"Yo temo -respondió Mahmud-, que el día de las cuentas supremas el Creador diga, ante el universo reunido: Escuchad lo que han hecho Azar y Mahmud: el primero ha esculpido ídolos y el segundo los ha vendido'."

Cuentan que cuando Mahmud hizo prender fuego al ídolo de los adoradores de fuego, salieron del interior de la estatua cien manns de piedras preciosas y Mahmud obtuvo así gratuitamente lo que era deseado. Mahmud dijo entonces: "Lat merecía este trato y Dios me ha recompensado mi acción"...

Hablar del dolor

Regresa, porque mi rostro es amarillo como las hojas del otoño

Con tus recuerdos, el compañero de mi corazón es un aliento frío

Si yo he vuelto a tí, es debido a mi necesidad

Si te produzco un dolor de cabeza, es debido a mi dolor

Entre los peregrinos del amor en esta llanura solo las lágrimas rojas son los verdaderos caminantes.

¿A quién se puede hablar del terreno de mi pensamiento, de tales gritos desconcertados, de furia y batallas sangrientas? 

Mi simpatizante y mi fiel compañero es solo el dolor

Pero salvo el dolor, ¿quién supo qué tipo de hombre fue este?...

Nieve

El amarillo no se ha vuelto rojo sin razón, el rojo no ha arrojado su color sobre la pared sin razón

La mañana ha venido desde la ladera de las montañas Azaku, sin embargo, el monte Vazna no está claro.

El poder de la nieve débilmente encendida trabaja todo su caos sobre cada ventanal en que se posa.

El Vazna no está claro por esto, tengo un corazón pesado, el día de la casa de huéspedes que mata a sus huéspedes es oscuro, todas las almas mezcladas juntas inútilmente: unas gentes somnolientas, unas gentes rudas, gentes simples.

La clave del tiempo

Si aquel turco de Shiraz  mi corazón deleitara,  por su lunar hindú le daría Bujara y Samarcanda.  

Sírveme vino, escanciadora, que en el paraíso no hallarás  las riberas del Roknabad ni el jardín de Mosalá.    

Estos gitanos alegres, dulces agitadores de la ciudad,  como los turcos los banquetes, saquearon mi corazón de paz.  

Para nuestro pulcro amado no es un amor tan imperfecto: agua, color, lunar, retoques, ¿para qué los quiere el rostro bello?  

Yo, por la hermosura creciente de José, sabía  que amor del velo de inocencia a Zulaika privaría.  

Insúltame y maldíceme a placer, que por ti rezo.  ¿Merece respuesta amarga el labio granate y bello?...

Hay una tierra

Vuelve al jardín la fortuna de tiempos de juventud,  el ruiseñor de dulce voz recibe de la rosa la buena nueva.  

Oh céfiro, por mí saluda a las plantas de olor, al ciprés  y la rosa, si llegas a las púberes hierbas de la pradera.  

Si entonces aparece el joven mago, vendedor de vino,  trocaré mis pestañas en escoba del umbral de la taberna.  

¡Oh, tú, que de ámbar puro en tu cara de luna pintas un mazo, no siembres de inquietud mi desorientación y pena!  

Temo que aquellos que se ríen de los que beben posos  pierdan la fe en la labor de las tabernas.  

Sé compañero de los hombres de Dios, que en el arca de Noé hay una tierra que un diluvio ni una gota de agua considera...

El contemplativo en éxtasis

Un loco por Dios, cosa asombrosa, estaba en un lugar montañoso, viviendo día y noche en medio de las panteras. De vez en cuando caía en éxtasis y su estado extático se comunicaba incluso a las personas que iban al lugar donde él estaba. Durante veinte días permanecía en este estado anormal, durante veinte días saltaba y danzaba de la mañana a la noche y decía siempre: "Nosotros dos sólo hacemos uno; nosotros no  somos varios, sabe esto, ¡oh tú que eres todo alegría y no tristeza!"

¿Cómo podría morir aquel cuyo corazón está con Dios? Da tu corazón a Dios, pues él ama al amigo de corazón. Si tu corazón experimenta el alcance de su amor, ¿tendrá algún poder la muerte sobre ti?

Estrella lejana

Las imágenes gritan en los espejos

Libérennos del marco dorado-

Eramos libres en nuestro mundo Los muros viejos y ciegos gimen:

-¿Por qué nos han cautivado? a nosotros, ladrillos de fango.

Nos alegraba nuestra inexperiencia 

Cada estrella, con los ojos húmedos, se ha aferrado al viento suplicando

¡Oh viento! Nosotras no éramos así desde el principio nosotras hemos sido las lágrimas después del grito.

En la ignorancia de que también el viento, desde hace mucho tiempo ha perdido la paciencia intimidado por dolor, dice que nosotros hemos sido viento a los oídos del mundo.

Yo no soy viento pero siempre he estado sediento del grito...

Páginas