Poesía

Introducción al Golestán

Alabado sea Dios, su gloria y su majestad, que

si le obedecemos, a él nos acercamos, y si

le mostramos gratitud vemos acrecentadas

nuestras bendiciones. Cada inspiración

prolonga la vida, cada espiración alegra el ánimo; así pues, en cada respiración hay dos

bendiciones, y por cada una de ellas hay que mostrar gratitud.

¿La lengua y la mano serán suficientes

para mostrarle la gratitud que merece?

¡Familia de David! ¡Dad gracias! ¡P

ocos de mis siervos son agradecidos!

Es mejor, si uno transgrede,

al Señor pida perdón.

Que nadie comportarse puede

según lo merece Dios.

La lluvia de su ilimitada gracia ha llegado

Deja que la risa te guíe

Autor: 

Cuando vayas a comprar una granada

Escoge una que esté riendo,

Que tenga su máscara abierta

De modo que a través de su abertura

Puedes tener información

Sobre las semillas.

Escucha la risa que muestra el interior

Que agrieta la concha, y te deja ver la perla

Hay otro tipo, una risa infeliz

Como la de la anémona roja que muestra su oscuridad interior

Pero la risa de la granada está bendecida,

Como la compañía de buena gente.

Pregunta de un rey a un derviche

Un hombre comprometido en la vía del espiritualismo y cubierto de harapos iba por su camino, cuando el rey lo vio y le dijo: "¡Oh tú que estás cubierto de harapos! ¿Soy yo quien vale más que tú o eres tú quien vale más que yo?" El espiritualista le dijo: " ¡Oh ignorante! golpéate el pecho y guarda silencio. Aunque no me corresponda hacer mi propio elogio, pues el que se alaba a sí mismo no sabe lo que dice, sin embargo, puesto que debo hacerlo, no es dudoso que un hombre como yo sea mil veces mejor que un hombre como tú. En efecto, tú no conoces el gusto de la religión y tu alma concupiscente te ha reducido al estado de asno. Esta alma concupiscente te domina, señor, y estás agobiado por un peso. Día y noche envuelves tu cabeza en un cabezal y sólo actúas por sus órdenes. Todo lo que ella te ordena, a ti que no eres propio para nada, acción o no acción, debes hacerlo sin réplica; pero yo, que he conocido el secreto del corazón, he hecho de esta perra alma mi asno. Cuando esta alma se ha convertido en mi asno, me he sentado encima. Tu perra alma te domina y yo, la domino a ella; pero cuando mi asno monta sobre ti, entonces tú eres como yo y cien mil veces mejor que tus semejantes".

El fruto gustoso

Autor: 

Puedes tener muchas devociones a tu crédito,

Mucho ayuno y oración,

Pero no has probado el sabor de esos actos

Hay muchas conchas de nuez,

Pero ninguna con un dulce fruto dentro.

Tiene que haber un regusto,

Una semilla deliciosa, o el fruto

No podrá producir una planta,

Que luego se vuelva un árbol productivo.

Las prácticas de austeridad sin sabor,

Son sólo fantasías...

Páginas