Mensaje de error

  • Notice: Undefined variable: node en rainbow_breadcrumb() (línea 29 de /home/literatura/domains/literatura.islamoriente.com/public_html/sites/all/themes/rainbow/template.php).
  • Notice: Trying to get property of non-object en rainbow_breadcrumb() (línea 29 de /home/literatura/domains/literatura.islamoriente.com/public_html/sites/all/themes/rainbow/template.php).

Ibn Arabí

Los mendigos y los trabajadores

Autor: 

Se cuenta que la gente decía a Ibn’Arabí:

“Tu círculo está compuesto sobre todo por mendigos, labradores y artesanos. ¿No puedes encontrar gente de cultura que te siga, para que se preste una atención más cualificada a tus enseñanzas?” 

Él respondió:

“Cuando haya hombres influyentes y eruditos cantando mis alabanzas, el Día de la Calamidad estará muchísimo más cerca; porque sin duda lo estarán haciendo por su propio bien, ¡y no por el bien de nuestra obra!”

Acerca de la comprensión interna de cómo las personas permanecen en el Barzaj entre este mundo y la Resurrección (del Último Día)

Autor: 

Entre este mundo y la Resurrección,

para cualquiera que reflexione, /

hay niveles intermedios (barzajiyya),

cada uno con sus límites:

Aquello que guardan depende del

influjo de su posesor, de cómo sea /

ahora mismo, antes de morir – por tanto, ...

Poema de amor

Autor: 

¡Qué dolor en mi corazón!

¡Qué dolor!

¡Qué gozo en mi alma!

¡Qué gozo!

En mi corazón arde la pasión como un fuego.

En mi alma se ha puesto una luna de tiniebla.

¡Oh almizcle!

¡Oh luna!

¡Oh ramos sobre la duna!

¡Qué verde!

¡Qué esplendor!

¡Cuánto aroma!

¡Oh boca sonriente, cuya humedad adoro!

¡Saliva cuya miel he probado!

¡Luna revelada, con las mejillas cubiertas

del rojo atardecer!

Mi corazón

Autor: 

Mi corazón es capaz de cualquier forma:

Un monasterio para el monje

Un templo de ídolos

Un prado para las gacelas

La Kaa’ba para los peregrinos

Las tablas de la Torá, el Corán,

El Amor es mi credo

Donde quiera que vayan sus camellos

El Amor sigue siendo

Mi credo y mi fe

El rastro de perfume

Autor: 

 ¡Qué no ofrecería mi alma por (volver con las vírgenes) blancas y  risueñas, que al besar la columna y la piedra conmigo jugaban!

 Es el perfume quien te guía, al perderte tras de ellas.

 Nunca se cerró para mí la noche, pues como bajo el brillo de la luna llena me hace marchar su recuerdo

 Viajando junto a sus cabalgaduras, la noche se me hace (clara) como el sol al alba.

 Con amor cortejo una de ellas: ¡una belleza en el género humano sin par!

 (Tanto, que) al descubrir su rostro te muestra la grandeza de un sol naciente que en su brillo no cesa.

Páginas