Yo he crecido

Yo he crecido, yo he crecido, crecido de repente

de la raíz del amor y del frenesí sobre la tierra y la sangre,

¡ay

¿Qué es este crecimiento y la foliación, sino algo menos que inútil?

¿Qué es con este granizo.este temor a la muerte, esta vida

corta?

Muchos brotes sin florecr cayeron del arbusto.

¡Estoy avergonzada de estos florecimientos inoportunos!

Cada hoja mía, sentada junto a la flor,

narra cuentos sobre la daga contra el corazón.

Pensé prender la lámpara del arrepentimiento del amor

quizás la razón venga a guiar el desvío de este alma.

¡Ay! ¡ Ay! la tempestad lo extingue

¡oh Dios, oh Dios, el demonio me engaña

Es mi alma y el amor cruel

Sombra azur del sol

Bajo esta bóveda azur, yo viví como la nube.

Mi vida entera, lloré como ella.

Desde encima del techo del sol,bajé las estrellas

ya que yo viví bajo la sombra del sol, como la niebla.

La tierra es árida y en ella no hay signo de crecimiento.

Encima de las arenas movedizas , ¿hasta cuándo seré nube?

Mi creencia de seda, se quemó en las llamas del

remordimiento.

Para el desierto de sal, sediento, no soy como la nube.

Explicaciones de la abubilla sobre el proyectado viaje

Cuando los pájaros oyeron este discurso, descubrieron los antiguos secretos. Reconocieron su relación con el Simorg y, necesariamente, experimentaron el deseo de hacer el viaje "que les proponía la abubilla". Sin embargo, este discurso incluso les hizo recular al ponerse en camino; todos experimentaron la misma inquietud y la expresaron de forma parecida.

La florista

¡Oh vendedora de llores! Linda chica que proclamas

todo el tiempo, como los ruiseñores primaverales.

Te ves suave y ligera en esa ropa floreada y de oro,

te deslizas como una mariposa de entre flores.

Realmente eres su compañera, ¡oh la del pelo violeta!

Tu semblante tímido, tiene la serenidad de la flor.

La flor es infiel, no la adores tanto como yo

El cuento de la noche vieja (fragmento)

Oh que se perdió en las maravillas verdes estelares, la figura de la ignorancia personifica la roca virgen. El corazón de agua suspirando por el reflejo de un jardín. Los sabores de manzana todos los días como una ilusión en la boca.

Oh viejo miedo, mis dedos se entumecieron cuando viniste a mí. En esta noche mis manos no conocen el miedo: Esta noche arrancan las frutas de las ramas de los mitos. Esta noche cada árbol da las hojas de mis temores. Un discurso audaz descongela en la reunión de la quema de los ojos.

Oh inicios de colores, protejan mis ojos de la magia negra: todavía estoy soñando con bendiciones nocturnas desconocida. Todavía estoy sediento de aguas onduladas. Mis botones parecen antiguas palabras mágicas. En los prados tuvimos nuestra última fiesta carnal antes de que comenzaran las palabras.

En esta fiesta, la música de las estrellas cayó en mis oídos desde el interior de los talleres de cerámica. Y mis ojos reflejaban los enjambres de magos migratorios.

Oh antiguo espejo de Narciso en el dolor, ¿el éxtasis me llevó hacia el reino de crecimiento? - Tal vez

Bebamos agua de la sabiduría cuando tengamos la sed de expresión.

La última tarde en esta tierra

La última tarde en esta tierra cortamos nuestros días

de nuestros arbustos y contamos los corazones que nos llevaremos

y los que dejaremos, allí. La última tarde

no nos despedimos de nada, y no encontramos tiempo para nuestro fin.

Todo permanece en su estado, el lugar renueva nuestros sueños

y a sus visitantes. De pronto no somos capaces de ironizar...

La esencia de la historia

La primera vez que amé fue siendo niño. Me divertía con mi tiempo hasta que la muerte apareció en el horizonte. Al comienzo de la juventud conocí el amor eterno, en pos del cual va el efímero enamorado. Me sumergí en el océano de la vida. El enamorado partió y los recuerdos ardieron bajo el sol del mediodía. Un guía me condujo al camino dorado, cubierto de dificultades y que desemboca en objetivos embaucadores. A veces aparece el perfecto caballero y otras se ve partir al enamorado.

Me parece que entre la muerte y yo hay un reproche, pero mi destino está en la esperanza.

FELICIDAD

Volví a la vieja calle, después de una larga ausencia, para asistir a un funeral. No quedaba ninguna huella digna de mención de su imagen dorada. 

Las lágrimas petrificadas

Un hombre que recogía piedras en una montaña de China derramó abundantes lágrimas de sus ojos y a medida que sus lágrimas caían a tierra se transformaban en guijarros. Si guijarros de este tipo estuvieran en posesión de las nubes, lo que llovería hasta la resurrección no sería más que un objeto de suspiros.

La ciencia es lo propio del hombre puro y verídico. Si hay que ir a China para encontrarla, ve a buscarla allí; pues la ciencia, por el mal querer de los despreocupados, se ha vuelto tan dura de manejar como la piedra. ¿Hasta cuándo será desconocida? El mundo, palacio de dolores, es todo oscuridad; pero la ciencia brilla en él como una lámpara que se dad; pero la ciencia brilla en él como una lámpara que muestra el camino. En efecto, lo que guía tu alma en este oscuro lugar, es la joya de la ciencia, de esta ciencia que dilata el corazón.

Romance y mística oriental; Introducción a "Leyli y Majnún"

Irán tiene una tradición literaria continuada tan antigua o más que otras grandes culturas de la historia como la griega o la india. Los textos más antiguos se remontan al segundo milenio antes de nuestra era, si bien fueron transmitidos oralmente durante siglos. La mayor parte de la literatura conservada anterior a la islamización de Irán es de carácter religioso, salvo algunos escasos restos de literatura épica. Naturalmente, había otras tradiciones literarias paralelas, pero por desgracia la mayoría se ha perdido. Algunas de ellas, como Las mil y una noches, han llegado hasta nosotros sólo en versiones árabes (o incluso persas, pero retraducidas a partir del árabe).

El tercer valle o valle del conocimiento (ma’rifat)

"Después del valle del que acabo de hablar -continuó la abubilla-, se presenta otro ante tu vista. Es el del conocimiento (marifat), que no tiene ni principio ni fin. No hay nadie que pueda tener una opinión diferente sobre la longitud del camino que hay que hacer a través de este valle. Realmente no hay ningún camino semejante a éste; pero uno es el viajero temporal, otro es viajero espiritual. El alma y el cuerpo, por la perfección o por el debilitamiento, están siempre en progreso o en decadencia...

 

Páginas