Se encuentra usted aquí

Inicio

Poesía

Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 1 en counter_get_browser() (línea 70 de /home/literatura/domains/literatura.islamoriente.com/public_html/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

Dakar está en la encrucijada del sol, del desierto y del mar.

El sol nos tapa el firmamento, el arenal acecha en los caminos, el mar es un encono.

He visto un jefe en cuya manta era más ardiente lo azul que en el cielo incendiado.

La mezquita cerca del biógrafo luce una claridad de plegaria.

Esta es una ciudad de ensueño

realmente aquí todo es de ensoñación

hay mezquitas por doquier

-eso es algo emocionante-

y un hermoso Santuario

-que te apasiona-

de una dama valiente y pura

a la que llamo y me responde,

es la más fiel hermana,

la veré mañana

o mejor hoy

pues no quiero estar lejos

de Fátima Masuma...

Muchas veces he dicho y de nuevo digo que yo,

de amor vencido, en esta senda no avanzo por mí mismo.

Tras el espejo, me han retenido en calidad de loro.

Lo que ha dicho que diga el primer maestro digo.

Sea yo flor o bien sea una espina, hay un experto en verdor,

y broto por la mano que me cultiva...

Un ladrón le dijo al guardián del sultán,

Todo lo que realizo ha sido querido por el Altísimo

El guardia dijo entonces,

Lo mismo me ha pasado a mí

Todo lo que he realizado ha tenido la venia de Dios

Si roba alguien un par de rábanos en un bazar

Y se disculpa que ha sido la voluntad del Grandísimo,

Golpeo su testa y lo hago devolver lo hurtado

Pues esto también es el deseo de Dios.

¡Oh, tonto! Sabes que nadie aprueba ese pretexto

Cómo puedes escudarte en él

Páginas