Poesía

Ruhullah, el amor triunfa

Ahora Qom debe estar oliendo a rezo

fragancia etérea que desde el cielo baja para alimentar los corazones

para vestir las almas vestidura de luz, fe y esperanza. Ahora Qom debe tener alfombrado su suelo

para los pies desnudos de las gentes, para que mujeres y hombres, niños y ancianos

multipliquen en Sagrado Corán entre los labios y viaje con los ángeles a los cuatro costados de la tierra

la voz de los creyentes en sus suplicas llega como la luz envolviendo a la esfera

incluso a los oídos de las perlas, para que en ellas resuene

en las profundidades de la tierra

la voz de Dios, proclamando victorias.

Canción a Zaynab

Autor: 

 

Zaynab abraza a su hija

alumbrando el secreto del encuentro

y la boda del encuentro

entre su historia y el llanto.

 

Canción a algunas letras

 

La mim hizo un puente con la qaf

y construyó para la waw una casa

de luz y amor.

La ta creció y ascendió:

es la lengua-guía.

Los pueblos se abren y el corazón se acerca

a su casa lejana.

 

Canción a la mesa

 

Para mi amistad con el Sur

y su tristeza que retorna

libros y vestidos

que tejieron las casas, los vientos

y los elementos que no destruyen la base.

Alégrate, precipítate

e invita a la lámpara de estos caminos

a presidir la mesa.

 

Canción a la confesión

 

Alégrate y confiesa

al Sur, al sol del sur, a los fuegos,

y a sus entrañas ocultas.

Las palabras que no se dicen son confesión,

y yo digo: la llegada será pronto, pronto.

Canción a Zaynab

Autor: 

 

Zaynab abraza a su hija

alumbrando el secreto del encuentro

y la boda del encuentro

entre su historia y el llanto.

 

Canción a algunas letras

 

La mim hizo un puente con la qaf

y construyó para la waw una casa

de luz y amor.

La ta creció y ascendió:

es la lengua-guía.

Los pueblos se abren y el corazón se acerca

a su casa lejana.

 

Canción a la mesa

 

Para mi amistad con el Sur

y su tristeza que retorna

libros y vestidos

que tejieron las casas, los vientos

y los elementos que no destruyen la base.

Alégrate, precipítate

e invita a la lámpara de estos caminos

a presidir la mesa.

 

Canción a la confesión

 

Alégrate y confiesa

al Sur, al sol del sur, a los fuegos,

y a sus entrañas ocultas.

Las palabras que no se dicen son confesión,

y yo digo: la llegada será pronto, pronto.

El cuerpo del cielo

El cuerpo del cielo es oscuro y triste
sea la noche la última ronda
las luces fugaces ilusiones
y más perceptibles las alas del silencio

....

No tengo voz ni cantos
que conduzcan a mi voz
hacia el país de los vientos y los árboles
las sombras abrazan más que las pestañas
y no hay canciones que iluminen la oscuridad de lo profundo
pero los ecos laten en el seno de la noche
y me duermo en mi pecho

....

 

Páginas