Samih al-Qasim

ALFABETO DE LA VIDA

ALFABETO DE LA VIDA

Mim

 

Mi alegría de ti

No me otorga felicidad.

Que mi tristeza por ti

Me la otorgue.

Ya

Oh dispersión eterna,

Te abrazo,

Me convierto en ti

Y me balanceo al borde de la locura,

Ruiseñor en la tempestad,

Tempestad en la fiebre,

Al borde de la locura.

¿Quién soy yo para soportar toda esta pasión?

Deslízate, pie,

Y que la oscura lila goce

De mi recuerdo estallado

En el abismo de la locura.

La

Entre el alba y el alba estaremos solos,

Tu pudor angelical estará con nosotros,

Frente a mi osadía,

El mundo estará con nosotros

Y estaremos solos.

Entonces, ¿eso es el amor?

Al alba

La tibieza de tu cuello sobre mi brazo me despierta,

Un mechón de tu cabello fino tiembla

En el jazmín de tu respiración,

Tu respiración rítmica cual plegaria.

Hundo mi rostro en tu regazo y lloro.

Que las mariposas y los pájaros vengan

A vivir con nosotros,

Que el cristal de la ventana y la ventana sepan,

Que el pequeño limonero y el jardín del cielo sepan,

Que el mundo entero sepa que vivimos.

Con las manos unidas,

Hemos traspasado el milagro con el milagro.

Dal

Cuando paso junto a ellos

La gente se burla de mis murmullos

Y de mi risa,

TE QUIERO COMO AMA LA MUERTE

 

 

Más pesado,

Más bajo,

Cargo con mi experiencia y me marcho.

Mientras seas la cima del mundo,

Mientras la superficie de la tierra sea convexa,

Descenderé y me alejaré,

Descenderé y me alejaré.

Un día las arenas movedizas me engullirán,

Me hundiré poco a poco

En la oscura eternidad de tu amor,

Perderé el conocimiento,

Me esconderé de las miradas,

Las masas asistirán a la celebración de mi muerte,

Los aventureros y los poetas me envidiarán

Y tú

Arrojarás una nueva joya

Al cofre de tus mártires.

 

Te quiero,

No te arrepientas,

No tiendas la mano para socorrerme,

Permíteme quererte

Como ama la muerte.

Te quiero como ama la muerte.

EL MIEDO

 

 

El fuego se apagará en la chimenea,

La botella se vaciará,

El disco se parará,

Los invitados se marcharán,

Haremos juntos la cama

Y dormiremos juntos.

Te levantarás por la mañana,

Prepararás nuestro maravilloso café,

Los pájaros de tu apacible bosque cantarán en mi honor,

Me preguntarás: ¿te despiertas?

Temo que la muerte me sorprenda en mi sueño.

No, no me dormiré,

Velaré hasta la mañana amiga

Y observaré en tu rostro dormido

Los astros de nuestro mundo futuro.

Páginas