Sohrāb Sepehri

El cuento de la noche vieja

Oh el que se perdió en las maravillas verdes estelares.

La figura de la ignorancia personifica la roca virgen.

 El corazón de agua suspirando por el reflejo de un jardín

 Los sabores de manzana todos los días de la ilusión en la boca.

Oh viejo miedo. Mis dedos fueron entumecidos cuando viniste a mí.

 Esta noche mis manos no conocen el miedo:

 Esta noche arrancan las frutas de las ramas de los mitos.

Esta noche cada árbol da las hojas que mis temores.

 Discurso audaz descongela en la reunión de la quema de los ojos

Oh inicios de colores. Proteja los ojos de la magia negra:

Todavía estoy soñando con bendiciones nocturnas , desconocida.

 Todavía estoy sediento de aguas onduladas.

 Mis botones parecen antiguas palabras mágicas.

 En los prados tuvimos nuestra última fiesta carnal antes de que comenzaran las palabras.

Y un mensaje en el camino

Vendré un día y traeré un mensaje, meteré luz en las venas, y alzaré la voz: ¡Oh vosotros que tenéis la cesta llena de sueño!

Traigo manzana, manzana roja del sol. Vendré, daré un jazmín al mendigo. Obsequiaré otro zarcillo a la bella leprosa.

Diré al ciego: ¡Qué vistoso es el jardín! Seré un errante, daré vueltas por los callejones. Pregonaré: ¡Rocío, rocío, rocío! Un pasajero dirá: Verdaderamente es una noche oscura. Le daré una galaxia.

En el puente hay una chiquilla sin piernas, le colgaré la Osa Mayor del cuello.

Eliminaré todos los insultos de los labios. Tiraré todas las paredes de su sitio. Diré a los salteadores de caminos: Ha llegado una caravana y su mercancía es la sonrisa...

Y un mensaje en el camino

Vendré un día y traeré un mensaje,

meteré luz en las venas,

y alzaré la voz:

¡Oh vosotros que tenéis la cesta llena de sueño!

Traigo manzana, manzana roja del sol.

 

Vendré, daré un jazmín al mendigo.

Obsequiaré otro zarcillo a la bella leprosa.

Diré al ciego: ¡Qué vistoso es el jardín!

Seré un errante, daré vueltas por los callejones.

Pregonaré: ¡Rocío, rocío, rocío!

Tierno tiempo de la arena

La lluvia lavaba los límites de la calma.

Yo jugaba con las arenas húmedas del partir, soñaba con coloridos viajes y sentía nostalgia.

Desplegado en el jardín había un mantel entrañable.

En el centro del mantel, como un presentimiento iluminado, un racimo de uva cubría toda la duda.

La reconstrucción del silencio me perturbó.

Vi que el árbol existía. Si existe el árbol, es claro que hay que existir.

Hay que existir y seguir las huellas de las historias contadas hasta el cauce blanco.

Mas, ay, variopinta desilusión!

El sonido del paso del agua

 "Rezo cuando el viento

llama a la oración desde el minarete de los cipreses",

y por el más próximo: el hombre y él mismo:

"La vida es multiplicar la tierra

por los latidos de nuestro corazón".

Hombre y mundo son uno y uno es su destino, un destino natural:

"Nuestra misión no es averiguar el secreto de la rosa.

es, tal vez,

 

"Rezo cuando el viento

llama a la oración desde el minarete de los cipreses",

y por el más próximo: el hombre y él mismo:

"La vida es multiplicar la tierra

por los latidos de nuestro corazón".

Hombre y mundo son uno y uno es su destino, un destino natural:

"Nuestra misión no es averiguar el secreto de la rosa.

es, tal vez,

nadar en el hechizo de la rosa.

Levantemos nuestro campamento detrás del saber"

Dirección

"¿Dónde está la morada del amigo?"

Fue al alba cuando el jinete hizo la pregunta.

El cielo se detuvo de inmediato, un transeúnte entregó generoso a las tinieblas de arena una rama de luz que tenía en los labios;

luego señaló con el dedo un sauce blanco y dijo:

"Antes de llegar a este árbol hay una callejuela boscosa más verde que el sueño del Dios, donde el amor es tan azul como el plumaje de la sinceridad.

Irás hasta el final de esta alameda que pasada la pubertad aparece, luego torcerás hacia la flor de la soledad.

A dos pasos de la flor, te detendrás al pie del eterno surtidor de los mitos de la tierra.

Allí te envolverá un pánico transparente; en la intimidad fluida del espacio oirás cierto rumor:

Verás a un niño encaramado en un pino alto dispuesto a coger las crías del nido de la luz y le preguntarás: "

¿Dónde está la morada del Amigo?"

Páginas