La diferencia entre un pobre por Dios, deseoso y sediento de Él, y un pobre de Dios que anhela lo que no es Él

Autor: 

La diferencia entre un pobre por Dios, deseoso y sediento de Él, y un pobre de Dios que anhela lo que no es Él

 

Quien busca a otro que Dios es un mero dibujo de derviche, no es digno del pan: ¡no arrojes pan al dibujo de un perro! Quiere un bocado de comida, no quiere a Dios ¡no pongas viandas ante una imagen sin vida! El derviche que anhela pan es un pez de tierra; tiene forma de pez pero huye del mar.

            Es un ave doméstica, no el Simurgh del aire: traga bocados dulces, no come de Dios. Ama a Dios por el beneficio: su alma no está enamorada de Su excelencia y generosidad. Si cree que está embelesado con la Esencia, el concepto de los nombres y atributos no es la Esencia. El concepto está engendrado por cualidades y definición: Dios no ha sido engendrado, es lam yulad.

            ¿Cómo puede el que está enamorado de su propia imaginación y conceptos ser uno de los que aman al Señor de las mercedes? Si el amante del falso concepto es sincero, la metáfora le conducirá a la realidad.

            La exposición de lo anterior exige un comentario, pero temo a las mentes seniles. Las mentes seniles y cortas de vista llenan sus pensamientos con mil fantasías malas. No todos oyen bien: el higo no es un bocado para cualquier pajarillo, especialmente los muertos y podridos, ciegos y llenos de vana ilusión. Para un pez, ¿qué diferencia hay entre un dibujo del mar y de la Tierra? Para el color de un hindú, ¿qué diferencia hay entre el jabón y el vitriolo negro?

            Si dices que un retrato en un papel es triste, nada aprende del pesar o la alegría. Su apariencia es afligida, pero esta libre de la pena; o sonriente, mas no tiene impresión de esa felicidad. La alegría y tristeza delineadas en el corazón no son más que un dibujo comparadas con las espirituales. La apariencia sonriente del retrato es para que, por medio de ella, puedas entender la realidad. Los dibujos de estos baños, vistos desde fuera del vestidor, son como ropa. Mientras estés fuera, solo verás la ropa (los fenómenos); desnúdate y entra (en el baño de la realidad), oh espíritu hermano, porque con tu ropa no hay forma de entrar: el cuerpo es ignorante del alma, y los vestidos del cuerpo.

 

Título original: Mathnawi

Traducción: Carmen Liaño

Tipo de poesía: 
Tipo de texto: 
Share/Save