Rumí

El prisionero

Autor: 

Érase una vez un derviche que acompañaba a un ejército en una batalla. A la hora del combate los soldados tomaron sus arcos y espadas, pero el derviche se quedó tranquilo en su tienda. El espíritu sosegado se permanece en el suelo y el espíritu brioso sube a los cielos.

Las riquezas (segunda parte)

Autor: 

... El acusado dijo:

  "¡Oh, hijo siervo de Dios! Desde hace siete años, suplico a Dios de amanecer a amanecer. Pido que dé subsistencia sin que yo tenga que preocuparme de ella. Eso lo saben hasta los pequeños de este lugar. Todos han escuchado mis plegarias y se ríen de mí. Mientras rezaba entro este animal a mi morada. Al responderse mis plegarias tomé lo que Dios me había enviado.

El Profeta David (P) dijo:

  "¡Lo que dices no es claro! Ante la ley este acto es injustificable. No puedes tomar algo sin saber quiénes su dueño .Debes devolver a este hombre el equivalente de lo tomado"

  El pobre respondió:

  "¡Dios mío! Tú que ves todo lo oculto. Devela la verdad a tu siervo David. "   Las súplicas del hombre conmovieron a David que buscó la soledad para meditar.

Dios le otorgó la verdad y le señaló al verdadero culpable.

Las riquezas ( Primera parte)

Autor: 

Érase en tiempos del Profeta David (P), un hombre elevaba a Dios la siguiente súplica:

“¡Oh, Dios! Bríndame riquezas sin llegar al matrimonio. ¿Acaso tú no eres quien me creó holgazán e inútil? Es común que no se monte de igual manera un burro débil y un corcel pleno de fuerza. ¡En verdad soy holgazán, pero no ello dejo de dormir bajo tu umbral!”

De esta forma era su plegaria día y noche por lo que era objeto de burla por sus cercanos .En su crítica le injuriaban de la siguiente manera: “La riqueza que convocas está cerca. Búscalo abajo”

La fama de aquel hombre se extendía por todo rincón .Un día en el que suplicaba, una toro furioso destrozó su puerta con los cuernos y entró en tropel a su casa. El hombre lo atrapó, le ató las patas y, sin lo degolló con rapidez. Luego lo llevó a la carnicería.

El perro de Mahnún

Autor: 

Majnún el demente andaba en las calles con un perro. Lo agarraba entre sus brazos y lo acariciaba como lo hace un novio con su amada. Fue entonces que pasó un hombre por allí y le imprecó:

"¡Oh, Majnún! ¿Qué locura está haciendo? ¿No sabes que tocar a un perro es prohibido?”

A continuación le explicó lo perjudicial del can para la ley y la salud. Majnún muy sereno le dijo: "¡Tú eres un adorador de lo visible! ¡Si tuvieras mi visión, sabrías que este perro es el secreto del Altisímo y a la vez donde habita mi Layla!"

EL burro hambriento

Autor: 

Había un aguador que tenía un burro de carácter antipático y aburrido de la existencia. Los fardos habían lastimado su lomo y éste muy cansado no esperaba otra cosa que la muerte. Sufría mucho por su poca alimentación y constantemente soñaba con una montaña de paja. El acicate había dejado, además, en sus costillas unas llagas dolorosas. El palafrenero jefe del palacio del sultán conocía al dueño del burro. Un día se cruzó con él en su camino. Lo saludó y, viendo el estado de su burro, se compadeció de él.

Preguntó: "¿Por qué está este burro tan deteriorado?

-La causa es mi pobreza, respondió el propietario del burro. También yo estoy necesitado

y mi burro tiene que sacrificarse dejando de comer." El palafrenero le dijo: ...

La historia de la abubilla y Salomón, mostrando que cuando acontece el destino, los ojos claros quedan sellados

Autor: 

Cuando se montó el pabellón de Salomón, las aves fueron a rendirle pleitesía. Se encontraron con que hablaba su lengua y los conocía; uno por uno, con el alma anhelante, pasaron ante él. Todos, habiendo dejado de gorjear, se pusieron a hablar con más claridad que tu propio hermano. Conversar con el propio idioma es un parentesco y una afinidad: el hombre que está con aquellos a los que no puede confiarse se encuentra encadenado. Muchos indios y turcos hablan el mismo idioma y muchos turcos son extraños entre sí. Por ello es muy distinta la lengua del entendimiento mutuo: es mejor tener el mismo corazón que el mismo idioma. Sin lenguaje ni signos surgen cien mil intérpretes en el corazón.

Páginas