Hafez Shirazi

Una banda salvaje y sagrada

Tu aliento es un reloj sagrado, querido

¿Por qué no usarlo para seguirle el ritmo al Nombre de Dios?

Y si tus pies alguna vez se mueven

Sobre este antiguo tambor, la tierra,

Oh, no dejes que tus preciosos movimientos

Se vuelvan nada.

Deja que tus pasos bailen silenciosamente

¡Al ritmo del Nombre del Amado!

Mis dedos y mis manos

Nunca se mueven en un espacio vacío,

Ya que hay Por todas partes invisibles cuerdas de laúd doradas,

Enviando Acordes Resplandecientes

A través del Universo.

Escucho la voz

De cada criatura y planta,

De cada mundo, sol y galaxia-

¡Cantando el Nombre del Amado! 

He despertado para encontrar el violín y el chelo,...

Pasó una estrella

El día del desgarro, la noche de la separación concluyó.

Busqué un augurio, pasó una estrella, y la labor concluyó.

La agitación aquella de largas noches y el dolor del corazón,

todo ello, a la sombra del bucle del amado, concluyó.

Al alba de la esperanza, que el velo oculto aislaba,

dile: sal, la tarea de la noche oscura concluyó.

Tanta gracia y tanto gozo que el otoño repartía, ...

Páginas