Hafez Shirazi

El lenguaje de los lirios

Albricias, corazón, que el viento de la mañana ha regresado.

La abubilla mensajera de la tierra de Saba ha regresado.

Oh ave del alba, canta el himno de David,

que el Salomón de las flores, con el viento, ha regresado.

¿Dónde está el iniciado que entienda el lenguaje de los lirios,

para que pregunte por qué partió y por qué ha regresado?

Me trató con clemencia y gentileza la providencia divina,

¿Te parecería raro?

Te parecería raro si Hafiz dijera,

 “Estoy enamorado de cada iglesia

Y mezquita Y templo

Y de cualquier santuario

Ya que sé que es allí

Donde las personas dicen los diferentes nombres

Del Único Dios”.

¿Les dirías a tus amigos

Que soy un poco raro si admitiera

Que estoy realmente enamorado de cada mente Cuerpo y Corazón? 

¡Oh! De verdad estoy Loco de atar

Por cada idea, anhelo Y Miembro tuyo.  Querido mío,

Esto es porque sé Que es a través de ellos 

Que estás buscándolo a Él.

Alba

Esto dijo al alba el ave a la rosa recién despertada:

«Sé amable, pues muchas como tú florecen en esta explanada.»

La rosa rió: «Verás que en verdad no mostramos dolor,

Mas nunca un amante con tan duras palabras acosó a su amor.

Si tu deseo es beber vino de rubí de la copa enjoyada

Debes ensartar perlas y corales traspasados por pestañas...

El amigo perdido

¿Dónde está el amante que no ha hallado su hermano en el dulce martirio?

No le falta razón al lamento de Hafiz.

Su historia es extraña historia y es su tono maravilloso.

Fieles creyentes:

en otro tiempo tuve un amigo al que podía confiar todas mis penas:

corazón que las compartía y que me daba su consuelo.

Cuando yo gemía en medio de la tempestad, ...

La amistad

Ofrezcamos con nuestros elogios el incienso de la amistad

al hombre cuyos ojos resplandecen.

Que la claridad de un corazón puro brille como la antorcha

que ilumina la celda de un devoto del amor.

Ya no veo a mi lado a quien fue mi compañero.

Mi corazón está lacerado de tristeza.

Mas ¿dónde está el escanciador?

 

Páginas