Saadi Shirazi

Historia de los dos príncipes

 

 

Había dos príncipes en Egipto; uno adquirió ciencia y el otro amasó dineros. En resolución, uno llegó a ser el más sabio de su época, y el otro, faraón. El rico miró con desdén al sabio y le dijo: «Yo he llegado a ser faraón y he aquí que tú sigues en la indigencia». Le respondió: « ¡Oh hermano! Yo he sido el más favorecido por la gracia de Dios, pues soy heredero del legado de los profetas, es decir, de la ciencia, y tú heredero del legado del faraón y Hamán, es decir, del reino de Egipto».

Cuento sobre la decisión del anciano

Le preguntaron a un anciano: «¿Por qué no tomas esposa?». Respondió: «No me sentiría a

gusto con una vieja». Dijeron: «Busca una joven, que tú tienes riquezas». Respondió: «Yo

que soy viejo, no siento atracción ninguna por una vieja; de modo que ella que es joven,

¿qué podrá sentir por un viejo como yo?».

 

Un viejo septuagenario juega a ser un zagal...

Sobre la conducta en sociedad. Frases de Saadí (6)

21

Una persona de mal genio está atrapada por su propio mal genio, y donde quiera que

vaya no se librará de él.

Si uno con mal genio, para huir de la calamidad escalara al cielo,

seguiría estando atrapado en su propio mal genio.

 

22

Si ves que en el ejército del enemigo ha surgido la discordia, tú mantente unido, y si se

unen, entonces piensa en dispersarte.

Ve y siéntate con los amigos

cuando veas a los enemigos de trifulca;

mas si ves que están de acuerdo,

tensa el arco y prepara la catapulta.

Cuento sobre el avaro

Un rico avaro tenía un hijo enfermo. Le dije con buena intención: «Sería apropiado que

recitases el Corán entero o que sacrificaras algún ganado». Tras meditar unos instantes me

respondió: «Es preferible recitar el sagrado Corán, pues el ganado lo tengo lejos». Un

hombre piadoso que le oyó dijo: «Prefiere recitar el Corán entero porque esto lo hace con

la punta de la lengua, pero el oro lo tiene en el centro de su alma»...

 

Cuento sobre el cansancio

Cierto día, orgulloso de mi juventud, había caminado mucho y por la noche me detuve

exhausto al pie de un montículo. Un decrépito anciano que marchaba tras la caravana me

dijo: «¿Por qué estás cansado? No es hora de dormir». Respondí: «Si me pongo a caminar

no hallaré mis pies». Me respondió: «¿No has oído lo que dicen los sabios?: "Caminar y

sentarse es mejor que correr y matarse"»...

Cuento del moribundo persa

Encontrábame en la aljama de Damasco platicando con un grupo de sabios cuando un

joven entró por la puerta y dijo: «¿Hay alguien aquí que sepa persa?». Me señalaron y yo

le dije: «Que sea para bien». Dijo: «Hay un anciano de ciento cincuenta años agonizando

que dice algo en persa que nosotros no entendemos; si tienes la gentileza de tomarte la

molestia de venir, serás recompensado». Cuando llegué a la cabecera de su lecho, estaba

diciendo:

Dejadme satisfacer mis deseos un instante,

qué pena que se me corta ahora el aliento,

qué pena que en la vida, de su variado alimento

comimos sólo un poco y dijeron: ya es bastante.

Traduje al árabe para los sirios lo que estaba diciendo y se maravillaron de que pese a su

larga vida lamentase tener que abandonar el mundo. Le dije al anciano: «¿Cómo te

sientes?». Respondió: «¿Qué quieres que diga?»...

Cuento sobre la mala conducta

En una ocasión, siendo un joven ignorante, le grité a mi madre. Ella se sentó con el corazón

roto en un rincón y me dijo llorando: «¿Has olvidado cuando eras niño para tratarme de

forma tan grosera?».

Qué bien le dijo a su hijo una anciana de pelo cano

al verlo como un tigre y robusto como un elefante:

«¿Te acuerdas de cuando eras sólo un infante

que estabas indefenso entre mis manos?

No te mostrabas entonces como una fiera,

que ahora eres un león y yo sólo una vieja».

Páginas