Sa’dí, el poeta peregrino (Segunda Parte); Temática del Golestán

Autor: 

Estos bellos versos de La rosaleda están escritos con letras doradas sobre un tapiz, junto a su traducción al inglés, en uno de los salones de la sede neoyorquina de las Naciones Unidas. Es la temática de esta obra de índole sapiencial, tal como el mismo autor nos deja bien claro tanto en su introducción como en las últimas líneas de su libro. No es ni mucho menos Sa'dí el iniciador de este tipo de literatura en Persia, siendo el Golestán la continuación de obras anteriores escritas tanto en el Irán islámico como en el preíslámico. En este último caso, la más representativa y conocida es el Yávidán-e-Jerad («La sabiduría eterna»), escrita quizás en el siglo vi, así titulada porque los consejos que da el autor pretenden serde carácter eterno y sin fecha de caducidad, pues son aplicables a cualquier época y circunstancia, mientras los humanos sean como son: humanos. Esto mismo se podría afirmar del Golestán, de cuyos consejos y recomendaciones, enmarcados en un apólogo con una moraleja como colofón, casi siempre en verso, se podría decir que son todo un manual de instrucciones para la vida, independientemente de la época y mientras el ser humano tenga los mismos vicios y virtudes demostrados en el devenir de su historia.En lo que al período islámico se refiere, podría señalarse a 'Onsor al-Mo’ali Keikávus, nieto del rey Ibn Vosmgir, como el iniciador en Persia de la literatura didáctica con su Qábusnámeh (siglo xi), en el que instruye a su hijo Gilánsáh sobre cómo desenvolverse en la vida, aderezando sus consejos no con poemas, como hace nuestro autor, sino con historias moralizantes. Otros autores como Náser Josrov y Sanái Ghaznavi se ocuparon de lo que el profesor A. Arberry vino a denominar «el entretenimiento nacional de los persas», e incluso el poeta épico Ferdousí entremetía, allá a principios del año 1000, entre sus poemas épicos algún que otro dicho moralista, algunos de los cuales se han petrificado con el paso del tiempo, llegando a formar parte del refranero de la lengua persa.

Buen Viaje

"¿A dónde vas tan precipitado?"

preguntó el espino a la brisa.

" yo me siento tan triste aquí,

¿no deseas viajar lejos del polvo de este desierto?"

"Me entusiasma, pero

¿Cómo hacerlo?, mis pies están atados"...

"A dónde vas tan apresurado?"

"A dondequiera que se encuentre mi casa salvo ésta."

Sa’dí, el poeta peregrino (Primera Parte)

Autor: 

Fue en el siglo XIII cuando en la región sureña de Fars, que llevaba varios siglos de silencio literario sin que ningún genio aflorara en lo que fue la cuna genuina de la civilización persa, nació el que sería una delas mayores figuras literarias de la Persia musulmana: Sa’dí de Shiraz. En efecto, en el siglo X de nuestra era la cultura persa renace de las cenizas sasánidas con el ropaje del islam. Pero esta vez no fue la Pérside la protagonista de la regeneración, como lo fuera en el siglo ni, sino que fue el Irán del extrarradio, nororiental para más señas, el que tomó las riendas, con la dinastía Saffarí primero y Samaní después, de lo que sería el renacimiento cultural y literario -y el nacimiento científico, cabría añadir- y el germen del Irán moderno. Así, nombres como los de Rudakí, el Chaucer de los persas, Ferdousí, que versificó la épica del Irán antiguo, 'Omar Jayyám, autor de las célebres Robáyyáts, Anvari, panegirista en la corte selyúcida, y 'Attár y Moulavi, irrepetibles genios de la mística irano musulmana, por no hablar de sabios como Avicena y Biruni, todos, decía, están asociados al Irán nororiental, el Gran Jorasán. Pe ro en el siglo XIII Fars se desquita de esteagravio y arrebata a Jorasán la musa de la poesía durante al menos dos siglos, con Sa’dí primero y con Háfez después. No es fácil hablar de la biografía del que ha sido un clásico entre los clásicos tanto en la poesía como en la prosa de Irán, dado que no tenemos más fuentes que sus propias obras pésima base para reconstruir su vida, como veremos y las referencias, muchas de ellas equivocadas, de los autores posteriores, la más antigua de ellas del primer cuarto del siglo XIV. Abu Muhammad Mosrref al-Din (o Saraf al-Din) Mosleh ibn Abdullah ibn Mosarraf al-Sa’dí Sirazí, más conocido simplemente como Sa’dí, nació en Shiraz en una fecha que aún se discute.

Retrospección

Cuando era un niño

La tierra era la misma

y el cielo, éste mismo.

pero, ¡qué sorpresa! estaba lleno de mariposas

Y el vidrio de cada ventana

tuvo un sol y una sonrisa.

El aire del arriate

fue el mejor desayuno.

Todo era preexistente

todo era eterno:

tanto las escamas de los peces

como los ladrillos militares del patio.

Papa para siempre era "papa".

y yo estaba encantado

en el vidrio de la niñez.

Y en mis ojos

todo el mundo era grande

pero nadie era más grande que nadie!

¡Solo Dios fue un pie más grande que papá!

La ventana abierta

Autor: 

Dios es el Señor

Que dio tal belleza a José

Que su rostro cual agua de un lago

Con nubes blancas en él

Resplandecía con la luz.

José y Moisés recibieron la luz de Dios

José la luz de la belleza,

Moisés la luz del conocimiento.

En la medianoche de este mundo,

Moisés podía ver todo.

Su rostro emanaba un rayo tan poderoso

Que pidió a Dios un velo,

De modo que los demás no se cegaran,

Como las víboras se dice son cegadas

Por el reflejo de una esmeralda.

Él pidió a Dios al menos una bolsa

Para colocar sobre su rostro

“Haz una de tus vestiduras de fieltro.

Ese tejido es usado para que sea permeado por nuestra luz.

Entonces la intensidad será soportable”.

Los cuerpos de los hombres y mujeres santos

Tienen la habilidad de soportar la luz incondicional

Que puede destruir en pedazos las cadenas de las montañas.

En un nicho hay una lámpara de cristal,

Y en ella hay una luz,

La cual nada puede soportar.

Jeroglífico

¿Quién sabe acerca de una batalla que está aniquilando niños, mujeres y ancianos indefensos desde hace más de medio siglo?

* ¿Afganistán?

- No, eso empezó el 7 de octubre de 2001.

* ¿Irak?

- Tampoco, eso comenzó el 19 de marzo de 2003.

* ¿Y entonces, cuál?

- Palestina

* ¿Dónde queda? No la veo en el mapa…

Historia de la Literatura Persa (poetas contemporáneos)

La corriente que surgió con los poetas del estilo renacentista no sólo apoyó al movimiento constitucional, sino que preparó el camino para la siguiente generación de poetas. Otros movimientos históricos importantes como la primera guerra mundial, el golpe de estado del año 1299 h./ 1920 d.C., y finalmente la caída del gobierno de Qāyār y comienzo del gobierno Pahlaví (Rezā Jān) procuró tanta celeridad a las actividades literarias que cada vez había menos interés hacía las normas clásicas.

Tras los sucesos de septiembre de 1941 en los que el gobierno del Reino Unido exilió a Rezā Jān en Johannesburgo y como consecuencia de su marcha, se abrió la esfera política de Irán. Se liberaron a los presos políticos, se celebraban mítines y se levantó la censura sobre libros y periódicos. Estos acontecimientos unidos a todo lo que estaba por ocurrir hasta el golpe de estado de agosto de 1953 crearon una situación propicia para la evolución de la poesía.

En paralelo a los movimientos políticos se dieron cuantiosas obras que reflejaban los aspectos y causas sociales y revolucionarias que favorecían al movimiento literario. Durante los años 1320 y 1330 (correspondientes a los años 1941 al 1961) algunos poetas iraníes como Taqí Rafa’t, Šams Kasmāí, Mirzādé Ešqí y Nimā Yušiy entre otros, asentaron los fundamentos de la “nueva generación de poetas de Irán” que posteriormente se vio reforzada con la aparición de Ahmad Šāmlú, Nosrat Rahmāní, Hušang Ebtehāy, Siawoš Kasrāí, Ismāil Šāhrudí...

El hombre de vida inexplicable

Autor: 

Había una vez un hombre llamado Moyut. Vivía en una aldea en la que había obtenido un puesto como pequeño funcionario y parecía muy probable que fuese a terminar sus días como inspector de pesas y medidas. Una tarde, cuando estaba caminando por los jardines de un viejo edificio cerca de su casa, el Jádir -misterioso guía de los sufíes- se le apareció vestido con una túnica de brillante verde. Moyut se encontró con el Jádir y el Jádir le dijo:

-Hombre de brillantes perspectivas, deja tu trabajo y encuéntrame junto a la ribera del río dentro de tres días.

El agua del Paraíso

Autor: 

Un beduino seco y miserable, que se llamaba Harith, vivía desde siempre en el desierto. Se desplazaba de un sitio a otro con su mujer Nafisa. Hierba seca para su camello, insectos, de vez en cuando un puñado de dátiles, un poco de leche: una vida dura y amenazada. Harith cazaba las ratas del desierto para apoderarse de su piel y hacía cuerdas con las fibras de las palmeras, que intentaba vender en las caravanas.

Sólo bebía el agua salobre que encontraba en los pozos enfangados.

Páginas