"Hâfez y el Logos Poético"

Pitágoras de Samos daba a la palabra (o' logos) la capacidad de evidenciar tres niveles que hacen manifiesto el supra verbo del Universo. Estas tres dimensiones: expresividad, ocultamiento y signo se condensan en la unidad poética integrada a un sistema filosófico cuyo denominador es el relativismo y su categoría central, el Kairós (lo oportuno). Según los pitagóricos el logos poético será una llave para la búsqueda de la intuición primordial en un cosmos total de coexistencias. Tal pesquisa será el impulso para el desarrollo de la literatura persa en los campos que lindan entre la poesía y filosofía.

La poesía de la Persia islámica clásica tiene en Shamsed– din  Mohamed (1320– 1390?), conocido como Hâfez, a uno de sus líricos de mayor fruto en la cultura de esa nación. Se nos ofrecen múltiples criterios sobre él, ya sea como un poeta de sensualismo anacreóntico, con una frecuencia derivable entre lo licencioso y lo heterodoxo, como un disciplinado sufí (al igual que otros poetas: ...

El enamorado que pierde a su amante

Un hombre de elevadas miras y posesor de perfección, se enamoró de una hermosa persona. Ahora bien, aquella a quien había abandonado su corazón se quedó delgada y amarilla como un tallo de azafrán. El luminoso día se volvió oscuro para su corazón, la muerte llegó desde lejos y se aproximó a ella. Anunciaron esta noticia a su amante; él acudió con un puñal en la mano y diciendo: "Yo quiero matar en el acto a mi amante a fin de que esta mujer, parecida a una admirable pintura, no muera de muerte natural". Le dijeron: "Eres un insensato; ¿qué motivos tienes pues para querer matarla? No viertas sangre, retira la mano de este asesinato pues ella va a morir. ¿De qué sirve matar a una persona que se muere? Sólo un loco le corta la cabeza a un muerto".

Serve prueba su magia contra los hijos de Fereidun (Primera parte)

Autor: 

Serve, el jefe de los árabes, rey de Yemen, hizo traer vino e hizo beber a la asamblea, ordenó cantores y continuó hablando y bebiendo hasta que se hizo noche profunda. Los tres hijos de Fereidun, sus tres yernos, no bebieron hasta que obligados por los invitados lo hicieron al punto que su razón sucumbió al vino. Cuando el reposo y el sueño fueron necesarios, ordenó que le prepararan un lecho al lado de un depósito lleno de agua de rosas.

Salmos

Amarte o no amarte.

Me alejo, dejando tras de mí direcciones susceptibles de

perderse, y espero a los que regresan; ellos conocen

las horas de visita de mi muerte, y vienen.

Tú eres esa a la que no amo cuando te amo. Las murallas de

Babilonia se estrechan por el día, tus ojos se agrandan

y tu rostro resplandece al sol.

Es como si no hubieras nacido, no nos hubiéramos

separado y no me hubieras derribado...

Los poetas árabes

El número de las Mu^allaqat está en contradicción. Algunos consideran que son siete y sus autores son los siguientes:

Imru’ Al Qays     امرؤ القيس

Tarafa Bnu Al Abd            طرفة بن العبد

Zuhayr Bnu Abi Salma     زهير بن ابي سلمى

Labid Bnu Rabi'a               لبيد بن ربيعة

'Amru Bnu Kulzum           عمرو بن كلثوم

'Antara Bnu Saddad        عنترة بن شداد

Al Harit Bnu Hil-liza          الحارث بن حليثة

Mientras que para otros son ocho y añaden...

Historia Prodigiosa de la Ciudad de Bronce (continuación)

Autor: 

Ella dijo:

"... ¡Y cuando esté preparado todo, haz tu testamento, emir Muza, y partamos!"

Al oír tales palabras, el emir Muza, gobernador de Moghreb, invocando el nombre de Alah, no quiso tener un momento de vacilación; congregó a los jefes de sus soldados y a los notables del reino, testó ante ellos y nombró como sustituto a su hijo Harún. Tras de lo cual, mandó hacer los preparativos consabidos, no se llevó consigo más que algunos hombres seleccionados de antemano, y en compañía del jeique Abdossamad y de Taleb el enviado del califa, tomó el camino del desierto, seguido por mil camellos cargados con agua y por otros mil cargados con víveres y provisiones...

La tercera historia de las historias de Sindbad el marino, que trata del tercer viaje

Autor: 

Sabed, ¡oh mis amigos! - ¡pero Alah sabe las cosas mejor que la criatura! - que con la deliciosa vida de que yo disfrutaba desde el regreso de mi segundo viaje, acabé por perder completamente, entre las riquezas y el descanso, el recuerdo de los sinsabores sufridos y de los peligros que corrí, aburriéndome a la postre de la inacción monótona de mi existencia en Bagdad. Así es que mi alma deseó con ardor la mudanza y el espectáculo de las cosas de viaje. Y la misma afición al comercio, con su ganancia y su provecho, me tentó otra vez.

Estilo Hindí

Autor: 

La dinastía Safaví tuvo sus comienzos en Irán en el siglo X h. (908h. 1502d. C.) era de creencia islámica chií e intentaban desarrollar un nacionalismo religioso. Los safavíes eran de origen turco, más concretamente de Āzarbāiyān (noroeste de Irán) y como consecuencia de su apoyo al Islam y al Chiísmo favorecían enormemente a lenguas como el turco y el árabe. Como consecuencia del rechazo de los safavíes hacía la lengua persa y a los poetas que no se inclinaban por temas religiosos y por la historia de los santos, se produjo una emigración de estos a territorios vecinos, principalmente a la India.

Por otro lado en la India a partir del año 932 h. / 1525 d. C. tras el ataque de Zahir ud-Din Bāber y el inicio del reinado de la dinastía Gurcāni, la lengua persa fue declarada lengua oficial de la corte. Gracias a este apoyo de los reyes Gurcānies proliferaron muchos poetas y escritores en Cachemira, Lahur, Delhi y otras zonas, que escribían y recitaban en farsi.

Este interés unido al escaso éxito de los poetas iraníes en la corte safavida provocó una nueva llegada de estos...

Palabras sobre el Corán

«Ésta es una Escritura que te hemos revelado para que, con permiso de su Señor, saqués a los hombres de las tinieblas a la luz...» (14:1)

Este Sagrado Corán es un libro «exento de dudas» (2:1), después de él no habrá otra Escritura Divina, pues es el mensaje final en las religiones monoteístas, aparecidas después del Profeta Abraham (P), y es el Libro Sagrado del Islam.

Dios lo ha revelado por intermedio del Ángel Gabriel a Muhammad (PB), el último de Sus Mensajeros y Profetas: «Es, en verdad, la Revelación del Señor del Universo. El Espíritu digno de confianza lo ha bajado a tu corazón, para que seas uno que advierte.» (26:192-194)...

La historia de una persona que llamó a la puerta de su amigo; este le preguntó quién era y contestó: «Soy yo». El amigo respondió. «Puesto que eres tú, no abriré la puerta: no conozco a ningún amigo “que sea yo”»

Autor: 

Cierto hombre llamó a la puerta de su amigo y este contestó: «¿Quién eres, oh leal?». Respondió: «Yo». El amigo dijo: «Márchate, no es el momento: en una mesa como esta no hay lugar para los crudos». ¿Quién cocerá a los crudos, salvo el fuego de la ausencia y la separación? ¿Quién los librará de su hipocresía?

El desgraciado se marchó y viajó durante un año, separado de su amigo, abrasado por las chispas del fuego. El quemado se coció, regresó y dio vueltas ante la puerta de su camarada. Llamó con cien temores y respetos, no fuera a ser que alguna palabra irrespetuosa escapara de sus labios. Su amigo dijo: «¿Quién llama a la puerta?». Respondió: «Tú llamas a la puerta, oh encantador de almas». «Ahora, puesto que tú eres yo, entra, oh yo mismo: no hay sitio en la casa para dos “yo”. Las dos puntas del hilo no son adecuadas para la aguja: ya que estás solo, entra en esta aguja».

Es el hilo el que está conectado a la aguja: el ojo de la aguja no es adecuado para el camello. ¿Cómo va a adelgazar la existencia del camello salvo con las tijeras de los ejercicios ascéticos?

Para ello es necesaria, oh lector, la mano de Dios, pues es el Sea y fue de toda cosa imposible. Por Su mano, todo lo imposible se torna posible, por temor a Él todos los insurrectos se callan. Y ¿qué del ciego de nacimiento y el leproso? Hasta los difuntos reviven por el hechizo del Todopoderoso, y esa no-existencia, que está más muerta que los fallecidos, obedece cuando Él la llama a ser.

La diferencia entre un pobre por Dios, deseoso y sediento de Él, y un pobre de Dios que anhela lo que no es Él

Autor: 

Quien busca a otro que Dios es un mero dibujo de derviche, no es digno del pan: ¡no arrojes pan al dibujo de un perro! Quiere un bocado de comida, no quiere a Dios ¡no pongas viandas ante una imagen sin vida! El derviche que anhela pan es un pez de tierra; tiene forma de pez pero huye del mar.

Es un ave doméstica, no el Simurgh del aire: traga bocados dulces, no come de Dios. Ama a Dios por el beneficio: su alma no está enamorada de Su excelencia y generosidad. Si cree que está embelesado con la Esencia, el concepto de los nombres y atributos no es la Esencia. El concepto está engendrado por cualidades y definición: Dios no ha sido engendrado, es lam yulad...

Páginas